Pasos para la pintura de interiores profesional

Darle a sus paredes y techo una nueva capa de pintura es una de las formas más rápidas de mejorar la apariencia de su casa o arruinarla completamente si no tiene idea de lo que está haciendo. Pinceles baratos, pintura comprada apresuradamente, y técnicas de pintura aplicadas incorrectamente pueden convertir lo que era inicialmente un excitante proyecto de bricolaje en un material de pesadilla. Pero no tienes que ir por ese camino. Prepara un poco de café y revisa los siguientes consejos para pintar el interior de tu casa como lo haría un experto.

Elegir cuidadosamente los colores

  • Pinturas calientes. Los colores, como el rojo, amarillo, beige y naranja se consideran vivos o “cálidos” ya que evocan emociones y despiertan la imaginación. Estas van bien en cocinas, comedores y salas de estar, y otras áreas domésticas ocupadas.
  • Pinturas frías. Este tipo está representado por colores, como el verde, el azul, el marrón y el gris. Estos colores son conocidos por tener un efecto calmante en la mente, lo que los hace perfectos para su dormitorio, guardería, o la oficina en casa.

Pruebe siempre primero

No te dejes engañar por la tarjeta de colores de tu ferretería local. Aunque ciertamente es útil, puede darte una idea muy engañosa de cómo se verá el color elegido en tus paredes.

Pintor de interiores

En su lugar, compre potes de prueba de diferentes tonos y aplíquelos en varias hojas A4. Cuando la pintura se seque, pegue las hojas en una pared para ver si los colores van a coincidir con el resto de la habitación.

Tenga en cuenta la iluminación

La luz solar o las bombillas LED brillantes pueden alterar significativamente la apariencia de la pintura y deben ser tenidas en cuenta al comprar suministros.

Para eliminar cualquier sorpresa, pinte un trozo de tabla de espuma en el tono elegido y muévalo periódicamente por la habitación. Esto te ayudará a tener una mejor idea de cómo se verá tu pintura durante las diferentes horas del día y la noche.

Considere las dimensiones de la habitación

Entre los errores más comunes al pintar, no medir los metros cuadrados de la habitación antes de visitar la tienda para calcular cuánta pintura necesitarás para tu proyecto. Por ejemplo, algunos expertos en interiores recomendarán que compre un galón de pintura por cada 400 pies cuadrados.

Sin embargo, es posible que tenga que comprar más si su trabajo también implica pintar superficies rugosas, sin imprimación o con textura. La buena noticia es que, incluso si compra demasiada pintura, podrá utilizar las sobras para futuros trabajos de retoque.

Encajona tu pintura para obtener un color consistente
Cuando compre su pintura, evite usarla cubo por cubo. Asegúrese de que sus colores se mantengan consistentes a lo largo de todo el proyecto, mezclando toda la pintura que tiene en un gran contenedor.

Superficie pintada

Este proceso, conocido como “boxeo”, asegurará que no termines arreglando múltiples puntos brillantes u oscuros que contrasten fuertemente con el resto de tu pared o techo.

Despejen el área y realice una inspección minuciosa

Para lograr un acabado de pintura impecable, debe ser consciente de cualquier imperfección que puedan tener sus paredes o techo. Así es como puedes arreglar arañazos, abolladuras u otros signos de daño:

  • Lijar, raspar y enjuagar ligeramente cualquier grieta, escama o área descascarada antes de aplicar una nueva capa de imprimación y pintura. Si se salta este paso, la pintura vieja se desmoronará bajo el peso de su reemplazo y tendrá que empezar su trabajo desde cero.
  • Humedezca una esponja con agua y jabón de lavavajillas para eliminar las manchas de grasa de las paredes.
  • Limpie las paredes y el techo con un paño húmedo para eliminar el polvo acumulado.

Proteja sus artículos contra los derrames

La forma más fácil de proteger sus pertenencias es sacándolas de la habitación o habitaciones que se van a pintar. Si eso no es posible, asegúrese de cubrir los muebles, pisos y equipos electrónicos con mantas viejas, paños de limpieza y bolsas de plástico para protegerlos de las gotas de pintura.

A continuación, desconecte todas las fuentes de luz del local. También puede cubrir los pomos de las puertas con pequeñas bolsas de plástico que luego puede asegurar con cinta adhesiva. Por último, retire todas las tapas de los interruptores de luz y de los enchufes – esto sólo le llevará cinco minutos, pero le ahorrará muchos posibles daños innecesarios a su propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *