7 consejos para facilitar el viaje a la lavandería

Sacar el armario de casa el día de la colada no es precisamente divertido. Pero con estas reglas de LAVANDERIA AURORA, la tarea será sin duda un poco más fácil:

1. Comprueba la máquina antes de meter la ropa

Retira cualquier prenda que la persona que te precede haya dejado atrás. Un calcetín de más no es un gran problema, pero un tubo de lápiz de labios extraviado podría arruinar tu blusa favorita.

2. Huela los restos de lejía

Si el cliente anterior utilizó lejía en su carga, lo sabrás oliendo el dispensador o el vaso de lejía. Este movimiento de dos segundos podría salvar tu ropa oscura.

3. Elimine los olores

El moho y la suciedad son comunes en las lavadoras de las lavanderías, y como mucha gente las utiliza, nunca se sabe a qué puede oler la ropa al final del ciclo de aclarado. Añade vinagre blanco destilado a una bola de Downy y échala con tu carga. Ayudará a eliminar el olor residual de los lavados de otros (y también cualquier olor en tu ropa).

4. Pruebe las cápsulas de detergente

Deja de cargar con esa pesada botella. Lleva unas cuantas pastillas en el bolso para que el trabajo sea mucho más fácil para tu espalda.

5. Deja un cesto

Estamos seguros de que controlas tu máquina con diligencia. Pero si tu recorrido por el café tarda más de lo esperado, es educado (y astuto) dejar un lugar para que la siguiente persona en la fila deje su ropa.

6. Vacía el colector de pelusas de la secadora

Sé la persona que (por fin) limpie las pelusas, y la máquina no tendrá que trabajar tanto para secar tu ropa. Ya no tendrás que dejar otra moneda esperando a que tus toallas siempre húmedas se sequen del todo.

7. Sacuda la ropa

Esponja y dobla tus prendas justo después de sacarlas de la secadora. Si no lo haces, las arrugas se instalarán en ellas de camino a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *