5 consejos para convertirse en un atleta de éxito

Ya sea que seas un atleta en la escuela secundaria, en la preparatoria, en la universidad, a nivel profesional o incluso a nivel internacional, necesitas trabajar para mejorar, y los atributos que necesitas para mejorar diariamente no cambian. La influencia que puedes tener en tu equipo, como titular o como jugador de rol, puede ser inmensa si sigues estos cinco consejos de Halcon tienda de deportes para ser un atleta de éxito:

1. Compromiso con el equipo

Un vestuario lleno de compañeros de equipo dispuestos a esforzarse y trabajar juntos todos los días en los entrenamientos, incluso cuando no están bajo la mirada del entrenador, es crucial para tener una temporada exitosa. Date cuenta de que un buen compañero no intenta ser el mejor jugador del equipo; se centra en ser el mejor jugador para el equipo.

2. Dedicar tiempo extra

Dedicar 10 minutos antes y 10 minutos después del entrenamiento a trabajar en tu juego te dará una ventaja sobre la competencia. Algunos jugadores optan por hablar de su día mientras se atan lentamente las zapatillas, o se escabullen del entrenamiento lo más rápido posible. Pero date cuenta de que ser diferente está a un nivel de ser grande. Veinte minutos de práctica adicional seis días seguidos se suman a otra práctica completa durante tu semana. Trabaja en tu juego y prepárate para tu gran momento; o no lo hagas y prepárate para que un compañero te quite el puesto en la alineación. Tú eliges.

3. Conoce a tus compañeros de equipo

La forma en que trabajas con tus compañeros de equipo cuando las cosas no van como se planean, así como cuando las cosas van bien, influye fuertemente en tu éxito y el de tu equipo, y en lo lejos que llegarás como atleta.

Los grandes compañeros de equipo son positivos, solidarios, comprensivos, indulgentes y les apasiona ayudar a los que les rodean a alcanzar la grandeza. Conoce a tus compañeros de equipo. Disfruta estando con ellos fuera de los entrenamientos y los partidos. Siéntate con diferentes compañeros de equipo en los viajes por carretera. Entabla conversaciones para saber qué les motiva. El tiempo, el esfuerzo y la energía que dediques a acercarte a tus compañeros de equipo se te devolverá muchas veces.

4. Protege tu “marca”

Puede que no te paguen por jugar, pero siempre puedes actuar como si tuvieras un contrato de un día por valor de un millón de dólares. ¿Cuánto trabajarías para que te renovaran el contrato mañana? ¿Comerías más sano, te hidratarías más a menudo, dormirías mejor, practicarías más, escucharías con más intención, serías un mejor compañero de equipo y no serías una distracción cuando estés lejos del equipo?

Date cuenta de que, independientemente de si juegas en un torneo de la escuela secundaria, te han invitado a un torneo por invitación de la escuela superior o te han seleccionado para la conferencia en la universidad, la gente te está mirando. Eres una marca y quieres que te vean de forma positiva. Tienes que convertirte en una marca en la que merezca la pena invertir.

5. Entender el proceso

“Cuando no estás mejorando, estás empeorando” es un cliché que puede intimidar a muchos atletas. Prepárate para practicar mejor, mejorar una sola repetición cada día y salir de tu zona de confort. Si tienes la suerte de estar rodeado de un entrenador que te empuja, te hace responsable y puede ser incluso exigente a veces, considéralo un regalo. Es probable que él o ella vea algo en ti que tú aún no ves en ti mismo.

Sé positivo y cree en el proceso. Ningún deportista de éxito empezó así. Todos encontraron en sí mismos la manera de mejorar sus días malos y sacar confianza de los días en que lo hicieron bien. Nunca eres tan malo como tu peor día, y nunca eres tan bueno como tu mejor día. Encuentra en ti mismo la manera de mantener la cabeza fría y el hambre de llegar a ser más por tus entrenadores, compañeros de equipo, familia y por ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *